La educación, punto clave para el avance económico de México

Nuevas Tendencias y Reordenamiento Económico Mundial
13 marzo, 2019
Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo 2019
15 abril, 2019

La educación, punto clave para el avance económico de México

El término economía emergente se utiliza para aludir a países en vías de desarrollo con un rápido crecimiento y una progresiva industrialización, además de otras características como la riqueza de materias primas y recursos, una relativa estabilidad política, una elevada demanda interna o una importante internacionalización. México encaja dentro de este grupo gracias a los tratados de libre comercio que mantiene con 46 naciones, su economía abierta e importantes industrias en desarrollo.

Los pronósticos de crecimiento en las distintas economías arrojan un mayor aumento en las economías emergentes (donde se ubica México) frentes a las economías avanzadas, término usado por el FMI para describir los países desarrollados.

Después de China, México se ha convertido en las últimas semanas en el segundo destino más atractivo para el flujo de estos capitales, según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés). Este suceso está vinculado al reconocimiento del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, del debilitamiento de los argumentos para subir las tasas en Estados Unidos, consigna el IIF, que es la mayor asociación de entidades financieras de operación mundial.

Sin embargo, a pesar de todo ello, México no logra despegar su economía y la prensa lo cataloga como el “eterno emergente”. Muestra de ello es que en las últimas décadas el PlB per cápita por trabajador únicamente aumentó 0.29%. La baja productividad en el país se asocia al bajo nivel educativo que existe en el país y a los obstáculos a las inversiones extranjeras. Trabajar en ambos puntos, así como en reforzar las políticas de innovación, acercarán a México cada vez más al grupo de países que pertenecen a las economías avanzadas. 

El tema es tan complejo como extenso, pero necesario de analizar para su mejor comprensión. Es por ello que se abordará en dos artículos, dedicando este a la cuestión educativa, mientras que en un segundo texto hablaré de los asuntos relacionados con la inversión extranjera y la innovación en este campo. México se presenta como uno de los países de América Latina donde más se produce el abandono escolar, situado solo tras Guatemala y Honduras.

Nota: Cifras del 2016 (última actualización)

La iniciativa privada y el gobierno deben complementarse y hacer su trabajo hombro con hombro hoy más que nunca. Debemos presentar una formación y representatividad monolítica ante el mundo de los negocios, más allá de nuestras fronteras y asumir cada cual responsabilidades. La nueva dinámica que esta administración ha planteado sobre que organismos consulares en el extranjero y embajadas tengan representación comercial, implicará, por un lado, capacitar en comercio exterior a los funcionarios para que asuman con carácter profesional esta misión delicada, mientras que, por el otro, los empresarios deben entender este nuevo orden.

Profesionalizar al empresariado para que viajen al exterior como muchos lo han venido haciendo durante varios años es desde ya la nueva forma de promocionar nuestro país. Sin miedos atendamos nuestra responsabilidad y fortalezcamos nuestras organizaciones empresariales, cámaras, asociaciones. La capacitación continua y la vinculación es el nuevo reto. Y aquí juega un papel fundamental la educación a través de las plataformas digitales.

Un Internet de bajo costo será detonador y la mejor opción para abatir el rezago de 25 años que hemos tenido en educación. Un atraso que ha penetrado en el sector educativo a raíz del ingreso familiar, dejándonos atrás en el competido mundo industrializado al que pertenecemos por estar ubicados en una posición geográfica única, ante el mercado de consumo con ingreso precipita más alto del mundo en proporción a la población.

El estudio “Panorama Educativo 2018” elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), reveló que México destinó un acumulado de 29 mil 015 dólares por estudiante, menos de un tercio del promedio de gasto de la OCDE, el cual ascendió a 90 mil 561 dólares. El problema radica en la distribución de los recursos públicos, pues se destina hasta un 85% de dicho presupuesto a las nóminas, en lugar de prestar más atención a la capacitación de docentes y alumnos y a la mejora de la infraestructura.

Fuente: Centro de Investigación Económica y Presupuestaria

Es importante que sigamos un modelo educativo que permita a los jóvenes entre 15 y 20 años aprender un oficio que les brinde la oportunidad de escalar a la formación de técnicos medios que el país requiere. La deserción en preparatoria es muy alta. En este nivel es donde el problema es mayor en la media nacional de México. En la frontera norte, la deserción es aún peor en educación secundaria principalmente.

Nota: Cifras del 2017 (última actualización)

Ofrecemos entonces una Universidad Privada enfocada a proveer servicios educativos a un costo mínimo que el estado (Universidades Públicas no podrán tener). Esto es posible porque no es necesario contar con edificios ni la infraestructura física que se requiere en los programas presenciales. Hemos desarrollado tecnología digital para que con la vía de firma digital podamos identificar a los usuarios y darles acceso a través del internet a un sistema de educación continuo. Ello permite organizar su día a día a los educandos y trabajar a la vez, aplicando eventualmente evaluaciones presenciales y motivacionales con actividad lúdica para socializar este modelo propuesto.

Este modelo está basado en el (Aprenticeship) learning&doing, aprendiendo-haciendo, lo cual se logra desarrollando la práctica y encontrando la vocación técnica-profesional. Un estudiante en estas condiciones para lograr tener preparatoria no incurrirá en un gasto mayor a 500 pesos mensuales. Inversión un teléfono celular, si se trata de una carrera profesional representará 750 pesos mensuales.

La educación es una de las vías más efectivas para lograr cerrar brechas de desigualdad y garantizar otros derechos sociales a todos los sectores de la población. Invertir en recursos e infraestructura para la educación de nuestros jóvenes es pensar en el futuro del país y, por tanto, en el desarrollo y crecimiento de la economía mexicana, pues estaremos preparando cada vez más a personas que posteriormente podrán desempeñar mejor sus funciones laborales.

La constante capacitación de nuestros empleados nos lleva a una mayor apertura económica y a disminuir la brecha que separa al país de las grandes economías del mundo. Intensificar las inversiones basadas en el conocimiento, mejorar la asignación de recursos y promover un desarrollo más generalizado de habilidades y de capital humano, aumentará el crecimiento del país en el camino por alcanzar a las economías avanzadas.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *