¿Qué retos sortear ante el Plan Nacional de Desarrollo de México 2020-2024?

EU insiste en inspección del tomate mexicano
8 agosto, 2019
El USMCA y el trabajo en México
12 agosto, 2019

¿Qué retos sortear ante el Plan Nacional de Desarrollo de México 2020-2024?

Para los que soñamos y creemos que viene un México mejor cada vez que inicia una administración pública federal.

Observamos con detenimiento los planteamientos generales en política económica que la administración de Andrés Manuel López Obrador publicó. A los que esperamos un cambio de giro importante al régimen de maquiladora para que la frontera reciba una esperanza real de cambio consideramos que la figura de zona libre, que esboza en su planteamiento, en la página 13 de este programa de aseveraciones, sin precisar cómo cuándo y dónde será. Sin embargo, esto nos alienta.

Ya que esta convocatoria queda abierta a la participación de los sectores de la sociedad, y no hablemos de empresarios que, si bien son pocos, lo que sí hay son muchas empresas en México.

Requerimos de la participación social, académica, de cámaras, asociaciones y organismos. En suma, todas las partes interesadas. Lo ideal es que no se suscite como en los tratados comerciales, donde se negocian a puerta cerrada, lo mismo en Washington que en Otawa o en misma Ciudad de México, dejando fuera a las ciudades fronterizas de los tres países. Al final, estas ciudades y municipios, serán los operadores de los tratados, quedarán sin evaluar infraestructura física y de universidades que cubran las necesidades de las industrias. También, de empresas de servicios que atiendan la demanda local y, más allá, los centros de investigación y desarrollo, así como la Infraestructura de Calidad (IC), que se ocupa para garantizar el cumplimiento de estándares laborales, industriales de seguridad e higiene, así como los derechos laborales y salariales del entorno, con el fin de evitar problemas sociales.  Esta tarea es una parte muy interesante que está sujeta al debate y revisión en cada municipio y estado del norte de México y busca atraer inversión que aporte al desarrollo local y regional, así como integrar la derrama económica y que se perciba en los bolsillos de los ciudadanos y sólo en los de unos cuantos.

Particularmente,Tamaulipas fue el escenario de un desbordante, incontrolable y desordenadocrecimiento de parques industriales e industrias maquiladoras de gran tamañoque, hasta hoy, no han atraído beneficios reales, sin contar a los sindicatos ydesarrolladores. Los Municipios no han podido tener un crecimiento ordenado yestructurado. Además, se han levantado ciudades monstruo con asentamientosirregulares y con problemas de servicios enormes.

México ya no quiere ser el patio trasero de los grandes, quiere trabajo digno y, este desafío de un T-MEC nuevo y vigorizado, deberá traer esto. Si México, en este Plan Nacional de Desarrollo, realmente aplica el régimen de zona libre, que solo falta incluirlo en una ley aduanera nueva que estamos esperando, será un gran detonador económico.

Pero, ¿por qué lo esperamos? La Industria maquiladora, tal como es en la actualidad, no aporta realmente a las arcas del SAT. Si le aplican un 8% general, como se prevé como carga tributaria única por el valor de sus ventas totales, entonces estará el SAT recaudando mucho más de lo que hoy recibe. Así, evitará la ingeniería fiscal que estas empresas aplican, dejando las utilidades y modificando precios de trasferencia, para evitar carga fiscal. La frontera tamaulipeca, que abarca los corredores Ciudad Mier-Miguel Alemán, Ciudad Camargo-Ciudad Díaz Ordaz, Reynosa-Rio Bravo, Valle Hermoso y Matamoros, serán un gran tránsito, tanto logístico e industrial, como comercial.

Reynosa y Rio Bravo serán un centro logístico natural. El aeropuerto de Reynosa, u otro nuevo sin concesión que dé mejores tarifas y servicios a la carga comercial, serán un gran detonador y, entonces deberemos esperar que salgan los verdaderos empresarios, que tiene su dinero fuera de México, a invertir en proyectos reales fuera de las concesiones que siempre esperan obtener, esperando en los pasillos de las secretarías del estado o buscando la simpatía de algún funcionario, ya sea mediante los  sindicatos, cámaras o asociaciones que lucran de sus posiciones.

En Texas, por la frontera americana, debemos anotar el mismo nivel de éxito o más, ya que cuentan con mayor infraestructura y aeropuertos municipales que pueden atender el comercio moderno electrónico y las necesidades de la industria maquiladora. La ventaja radica en que, en Estados Unidos, la figura o régimen de zona libre funciona desde hace más de 70 años y, si México se sube a ésta y ambas son potenciadas, serán economías escalables que tendrán grandes augurios de éxito y que, además, generarían una derrama impresionante de una industria que, hasta hoy, no hemos logrado desarrollar en la frontera.

La Industria de servicios inteligentes, de logística, financieros y modernos, en suma.

Asegurar la calidad en nuestra seguridad es básico. Existen figuras por aprovechar que esperan su implementación para crear una zona libre en ambos lados de la frontera que sea interoperable. Basta certificar en OEA-C-TPAT a los operadores en la cadena de suministros. Agentes aduanales de ambos lados, transportistas, almacenes reexpedidores de carga (forwarders), productores agropecuarios y de materias primas. Absolutamente todos los que estén involucrados deberán administrar su riesgo bajo perfiles conocidos, sometidos al escrutinio de las autoridades aduaneras, para obtener su aprobación en ambos lados. Además de implementar su plan de contingencias bajo certificación ISO28000 (supply chain management) de la mano de esto nuestra Guardia Nacional mexicana que deberá estar a cargo de administrar un supervisor al manejo tan delicado de un programa como este.

Herramientas tecnológicas existen y no cuestan nada. Países Europeos ya las han desarrollado y son compatibles de país a país.  Y usted se preguntará, ¿Qué hace falta entonces? Voluntad, determinación y ganas de hacer las cosas. Apostemos por el cambio

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *